¿QUÉ SON Y COMO SE TRATAN
 
LOS CÁLCULOS RENALES?
 
Los cálculos renales literalmente son piedras también llamados litos que se forman dentro de las vías urinarias.
 
 
 
 
 
 
 
Pueden estar dentro del riñón y crecer ahí ó bajar por los conductos (ureteros) en donde se pueden atorar ó en algunos casos bajan a la vejiga para finalmente salir del cuerpo. Algunas personas que por alguna razón no pueden vaciar de manera adecuada la orina de la vejiga tienen riesgo de formar piedras dentro de ella.

Hay estudios que demuestran que esta enfermedad se puede presentar en todas las edades y un 15% de la población tendrá este problema en algún momento de su vida. Los hombres en comparación con las mujeres padecen mas este problema y por lo general se diagnostica a los 30 y 50 años.

Las piedras en la mayor parte de los casos se forman por 3 razones: una dieta con baja ingesta de agua, un alto consumo de carne roja y sal. También existen otros factores que ponen en riesgo a la población como son: exposición al calor de manera crónica, en enfermedades como la obesidad y la diabetes mellitus. Hay algunos casos que son hereditarios en donde las personas tienen mucho calcio y oxalato en la orina que da lugar a la formación de piedras.

Los síntomas son variados, lo habitual es que el paciente manifieste dolor muy intenso a un costado del abdomen y hacia la ingle, se puede acompañar de urgencia, aumento de frecuencia para orinar, sangrado, salida de arenillas por la orina, nausea, vomito y en algunos casos fiebre.

Se debe realizar una valoración detallada del paciente así como de los exámenes de laboratorio también es indispensable contar con estudios de imagen (Fig. 1 y 3), para precisar el tipo de tratamiento que amerita cada caso en particular, pues existe tratamiento medico que facilita la expulsión de las piedras(Fig. 2) y en los casos que exista obstrucción de la vía urinaria ya se cuenta con la tecnología necesaria para tratar cualquier piedra en cualquier punto de la vía urinaria por medio de técnicas endoscópicas con la ayuda de instrumentos flexibles y así como de energía laser como se muestra en la Fig. 4, que se introducen en la vía urinaria; de esta manera se preserva la función renal y se evita una cirugía abierta para que el paciente se incorpore a sus actividades rápidamente. En los casos de piedras de gran tamaño (Fig. 5) se realiza una cirugía de mínima invasión que además de preservar la función renal facilita la extracción del lito en comparación con otras técnicas y solo se realiza una herida en la espalda de no mayor a 2 centímetros.






            






 


 
Dr. Jorge David Magaña Rodríguez
 
 
Urólogo Certificado.
Cedula de especialidad: 9158687
Avalado por el Stone lnstitute
 
 
©2015 - Hospital Velmar